.

.

sábado, 24 de mayo de 2008

TRENES

Perdí el tren
me quedé parado en la estación
mirando como el último vagón
doblaba la curva
en ese momento
sentí
que pasé mi vida perdiendo trenes
lo tomé con filosofía
saqué del flaco bolsillo
una nueva flor
rasqué del fondo de mi corazón
un arco iris
y acuchillé el olvido.
En el andén crecía el día
tal vez la historia me ofrezca
otra oportunidad
por las dudas
hago gimnasia con el alma
y miro al horizonte
el próximo tren
tiene que ser el mio
el nuestro
el de todos
porque ya no tendremos
a quien echarle la culpa.
En la estación se vendrá la noche
y no quiero ser alimento de las ratas.

No hay comentarios: