.

.

miércoles, 20 de febrero de 2008

LOS HÉROES Y LOS FANTASMAS


En un tiempo creía que mis héroes
no eran como los héroes de la patria
cabalgando sobre el lomo de la historia.
Creía en esos héroes
que fundaban la vida en sus guitarras
en el mural obsceno
con el ojo aguzado que ve el derrumbe detrás de los fantasmas
y predice.
Esos héroes sin hijos
no aguantaban la sangre en la garganta
y escupían verdades a diestra y a siniestra
sin esperar a cambio ni un aplauso.
Pude haber sido también uno de aquellos
conocí el agua fría
el alacrán sin nombre
la traición en la punta de la lengua.
Pude llenarme la cuenca de los ojos
de palabras aguerridas y tatuajes
pude firmar un par de manifiestos
mientras sentía en mi piel el filo de la espada.
Cuando el mar puso la orilla al otro lado
y apagó a golpes el fuego de los años
con el verde brillante y los perdones
fui el fantasma predicho
y nunca un héroe
ni siquiera un costal donde enterrar la espada.

2 comentarios:

josé dijo...

Su espíritu tan férreo y sanguíneo me conmovió, y me ha marcado el camino para regresar cuantas veces pueda. Es mi sincero comentario.

LUZ DE PIEDRA dijo...

Esta es su casa cuando desee José. Gracias por el comentario. Un cordial seludo