.

.

sábado, 24 de mayo de 2008

LA TAZA DE TÉ


Verás que no hay pan sobre la mesa
Y solitaria
Sobre el mantel gastado
Humeante la taza de té
Que tu llegada espera
Verás en un rincón de la cocina fría
A tu esposa llorando silencio
Verás a tus hijos
Con rostro anhelante
Aguardando
Ahora nadie habla
Y bajan la cabeza
Y miras el mantel
Y tus manos cesantes
Y la taza de té
Que se enfría en la mesa

No hay comentarios: