.

.

martes, 11 de marzo de 2008

EL ESQUELETO Y LA ROSA


Le puse entre los dientes unas rosas,
le puse un candelabro de plata sobre el cráneo.
Me creía romántico, mas no,
yo era un hombre y lloraba sobre un cuerpo.
Interrogaba a todo lo que queda de un ser
cuando el pájaro, huyendo de su nido,
busca amparo -oh, las flores de la muerte
sólo pueden brotar en plena tierra.
De rodillas, el rey pone sus labios
sobre una piedra. Y oye que palpita, palpita
lo que él cree que está vivo más allá de los muros
pero no es más que el eco de antiguas soledades
que le recuerdan una mujer, una mujer.
¿Es que acaso sabía que dentro de la piedra
se alimentaba un sapo de ese tiempo inviolado?
En féretro de estaño negro viaja
mi precioso esqueleto prendado de una rosa.

No hay comentarios: