.

.

lunes, 25 de febrero de 2008

JACQUES PRÉVERT


Nació el 4 de febrero de 1900 en Neully-sur-Seine en el seno de una familia modesta. Viaja a París donde trabajó en diferentes oficios antes de unirse con los vanguardistas y de encontrarse con Georges Duhamel, Yves Tanguy, Raymond Queneau y Georges Sadoul del grupo surrealista disidente de la rue du Château. Guionista de Jean Renoir y de Marcel Carné, amigo de Picasso y de Montand, fue una de las figuras ineludibles del mundo cultural parisino de la posguerra. En 1930 rompió con André Breton -representante de los surrealistas- demasiado autoritario para su gusto, y algo más tarde se alejó también del partido comunista en el que nunca llegó a militar. En 1931 se publicó Intento de una descripción de una cena de cabezas en París-Francia, poema compuesto a base de antítesis. Escribió obras cortas para teatro, llevadas a escena por la compañía del grupo Octobre, compuso canciones que algún tiempo después interpretarían Juliette Gréco, Yves Montand o los Frères Jacques. Además cultivó su pasión por el cine y redactó (a veces junto a su hermano Pierre) varios guiones para Marcel Carné (Un drama singular, El muelle de las brumas, Los niños del paraíso). Su verdadera fama le llagó con la guerra, con el libro de poemas Palabras (1945). Decidió incluirse en los debates intelectuales y políticos, y dejó plena libertad a su sentido de la imagen insólita y a su guasa popular. Con un estilo próximo al lenguaje de la calle, reconstruyó la vida cotidiana, invitando al lector a fiarse del poder de la palabra para obtener la felicidad. Escribió Historias (1946), Espectáculo (1951), La lluvia y el buen tiempo (1955) que van evocando por temas el amor, la libertad, el sueño y la imaginación, siempre dando testimonio de su compromiso y compasión por los humildes y los desafortunados. Sus ataques verbales contra las instituciones, acreditan la imagen de poeta libertario. El humor, del que hace gala en sus textos como Fatras (1966) y Cosas y otros (1972), recuerda su adhesión al surrealismo. En sus últimos años, se dedicó a su actividad de letrista: Cincuenta canciones Prévert-Kosma (póstuma, 1977). También escribió textos de literatura infantil, como Cuentos para niños malos (póstuma, 1977) y Canción para cantar a voz en grito y a la pata coja (1985, póstuma también). Falleció el 11 de abril de 1977.

No hay comentarios: